[ad_1]

López Obrador y su mujer Beatriz Gutiérrez Müller, durante el evento en el Zócalo.
López Obrador y su mujer Beatriz Gutiérrez Müller, durante el evento en el Zócalo.HENRY ROMERO (Reuters)

Andrés Manuel López Obrador se ha volcado este miércoles al cumplirse tres años de su mandato en un alegato de las Fuerzas Armadas y del avance de su participación en la vida pública de México. El presidente ha defendido ante un Zócalo repleto de decenas de miles de simpatizantes la cesión de poder al Ejército, que ya controla las obras más emblemáticas impulsadas por el Gobierno como el Tren Maya, el aeropuerto internacional Felipe Ángeles o la refinería de Dos Bocas y tendrá en sus manos la distribución de los medicamentos a partir de enero. Para el mandatario, estas competencias contribuyen a “dejar atrás la distancia entre civiles y militares”. “Las Fuerzas Armadas, no lo olvidemos, nacieron con la Revolución Mexicana, no son un Ejército de élite, no pertenecen a la oligarquía, los soldados son pueblo uniformado”, ha proclamado López Obrador al expresar su reconocimiento a las Secretaría de Marina y la de Defensa Nacional.

El presidente ha rechazado, al mismo tiempo, la palabra “militarización”. “Las acusaciones de que estamos militarizando al país carecen de toda lógica”, ha dicho en referencia a las críticas de la oposición. “No se ha ordenado a las Fuerzas Armadas que hagan la guerra a nadie, que vigilen u opriman a la sociedad, que coarten libertades ni mucho menos que se involucren en acciones represivas”, ha afirmado.

Acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, su Ejecutivo y de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el presidente ha presentado un informe de gestión que marca el ecuador de su sexenio con un discurso de reivindicación de los servicios públicos y dirigiéndose especialmente a los suyos, a los militantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) que le llevaron al poder abanderando la lucha contra la corrupción, la ruptura con las pasadas Administraciones del PRI y del PAN y un lema central, “primero los pobres”. López Obrador ha vuelto a resaltar este mensaje como principio central de su proyecto político, la Cuarta Transformación.

El mandatario ha llamado a no desviarse de ese camino de un proyecto de izquierdas. “Los publicistas del período neoliberal, además de la risa fingida, el peinado engominado y la falsedad de la imagen recomiendan a los candidatos y gobernantes correrse al centro. Es decir, quedar bien con todos. Pues, no, eso es un error. El noble oficio de la política exige autenticidad y definiciones. Ser de izquierdas es anclarnos en nuestros ideales y principios”, ha enfatizado al llamar a tener clara la meta: “No desdibujarnos, no zigzaguear”. “Si somos auténticos, si hablamos con la verdad, si hablamos con los pobres y la justicia despertamos simpatías no solo con los más pobres sino también a la gente lúcida de las clases medias y altas y con eso basta para frenar a los conservadores”, ha afirmado.

En un discurso de casi una hora y media, López Obrador ha vuelto a sentir el calor de la militancia en un acto masivo después de un año y medio de restricciones. El presidente ya había convocado a celebrar la jornada mostrando cierta nostalgia de sus tiempos de líder opositor y añorando el contacto directo con la calle. Habló de sus logros, de estabilidad económica a pesar de los duros golpes de la crisis derivada de la pandemia, defendió su plan energético y abogó por profundizar los cambios estructurales empezados en diciembre de 2018. Empezando por la mejora del Estado social y de los servicios públicos, con el propósito de que la educación y la salud se conviertan, de facto, en un “derecho universal”.

“Lo más importante es que ya sentamos las bases para la transformación de nuestro país”, ha considerado el mandatario. “En tres años ha cambiado como nunca la mentalidad del pueblo y eso es lo más importante de todo. La revolución de las conciencias, el cambio de mentalidad, eso es lo más cercano a lo esencial, a lo mero principal, lo más cercano a lo irreversible”, ha proseguido.

Noticia en desarrollo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here