[ad_1]

La actriz Betty White, la inolvidable campesina inocentona de la serie ‘Las chicas de oro’, ha fallecido durante la pasada noche en su casa de Los Ángeles. Activa hasta el final, hace apenas tres días promocionaba en su cuenta de Twitter un evento celebración de su centenario cumpleaños, el próximo 17 de enero. Era la mayor y, aun así, la única superviviente de las cuatro protagonistas de aquella involvidable comedia televisiva que triunfó entre finales de los 80 y principios de los 90 y trataba de la vida de este grupo de la tercera edad. El papel de Rose Nylund le colocó en la escena global, pero su carrera fue prolija y larga, la más larga de la historia según el libro Guinnes de los récord: siete décadas.

“Aunque Betty estaba por cumplir 100, creí que viviría para siempre”, dijo el agente Jeff Witjas a la revista People, que avanzó la noticia. White había debutado en la pequeña pantalla en 1949, cuando la televisión era todavía una aventura, con un canal experimental en Los Angeles y en 2014, con ya 92 años, aún protagonizaba una serie llamada “Hot in Cleveland”.

Era rematadamente querida en Estados Unidos, entrañable para quienes vivieron su época de mayor esplendor y una suerte de icono pop para generaciones posteriores. Prueba de ello es que en 2009 un admirador puso en marcha una campaña para lograr que la veterana estrella presentase un capítulo de ‘Saturday Night Live’, el gran show nocturno cómico de la televisión estadounidense, y su aparición le hizo ganar un Emmy. Era el séptimo que llevaba a la espalda. En la última década experimentó un renacer. Sus apariciones en televisión se multiplicaron, interpetó un papel en la película The proposal, de Sandra Bullock, y Associated Press la votó como la estrella de entretenimiento del año 2010.

Fue, sin embargo, algo más que un personaje adorable de la televisión. White rompió barreras para ella y para otras mujeres en un tiempo aún muy oscuro. En los años 40, fue la primera mujer nominada a este garaldón por sus programas de variedades y en los 50, una de las pocas que ya producía y protagonizaba su propia serie: Life with Elizabeth. Fue también la primera en contratar una directora femenina para su programa de entrevistas. “Los movimientos feministas estaban lejos de existir, ni siquiera pensamos lo que logramos”, recordó hace tiempo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here