[ad_1]

(CNN) — Estados Unidos se sumerge en una pelea invernal aterradora y que empeora rápidamente con el aumento de casos de covid-19, una situación que dejará intactos a pocos ciudadanos y comunidades. Pero a medida que la variante ómicron altamente transmisible arrasa en todo el país, el gobierno de Biden revela signos de un cambio de estrategia que lleva varias semanas en proceso contra la pandemia.

El gobierno prepara a una nación agotada por dos años de luchar contra un enemigo invisible para vivir de manera más factible junto a él.

La nueva variante del coronavirus, que ya había matado a más de 800.000 estadounidenses, está provocando cambios rápidos en la estrategia del gobierno.

La Casa Blanca del presidente Joe Biden enfrenta un dilema arraigado en la creciente evidencia de que ómicron causa una enfermedad más leve que las variantes anteriores, pero es tan contagiosa que tiene el poder de causar cierres masivos en la mecánica fundamental de la vida diaria. Los casos inundan hospitales y cierran comercios, escuelas y transporte. La variante ómicron, al parecer, es tan virulenta que simplemente no hay forma de que los protocolos introducidos para combatir variantes anteriores puedan seguir estando vigentes y permitir que el país funcione de manera significativa.

Las tormentas de una nueva guía de salud pública sobre cuánto tiempo deben aislarse las personas después de que su prueba salga positiva y cuándo deben hacerse las pruebas, hacen correr el riesgo de confundir aún más a un público que ya ha visto reversiones y cambios en dicha información. Eso es una desventaja de la batalla contra un patógeno que siempre parece un paso por delante de los esfuerzos para combatirlo.

Biden promete distribución de Paxlovid en enero 1:02

Lo que significaría un cambio de estrategia por el covid-19

Pero la aproximación al cambio de estrategia de la administración también es una que eventualmente podría apuntar a un camino sostenible de regreso a algo más cercano a la normalidad para muchos estadounidenses una vez que disminuya el incremento invernal, un futuro en el que el covid-19 siempre estará en un segundo plano y no será erradicado.

Un cambio palpable en la política hacia el virus y las percepciones públicas de su impacto se produce durante una temporada navideña en la que muchas personas —incluidas aquellas que hicieron esfuerzos rigurosos para evitarlo hasta ahora— se han infectado o han visto a sus seres queridos o amigos salir positivo para coronavirus.

Esta nueva realidad pandémica se produce cuando ómicron, que es mucho más infecciosa, llegó para quedarse, aunque la ola anterior de la variante delta todavía controla algunas regiones. Pero con el público desesperado por liberarse de una crisis que ha golpeado la psiquis de la nación durante parte de tres inviernos, parece que los factores económicos y sociales, en lugar de solo la epidemia, son importantes para dar forma a la respuesta de Estados Unidos al virus.

Esta tendencia es más prominente en una decisión de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) a principios de esta semana de reducir el período de aislamiento para aquellos con pruebas positivas de covid-19. Ahora, según los CDC, deben pasar cinco, no 10 días de aislamiento, en la mayoría de las circunstancias. Es evidente la determinación de los líderes nacionales y locales de evitar confinamientos políticamente impopulares y mantener abiertas las escuelas.

Es justo preguntarse si el mantra de Biden de que la ciencia por sí sola dictará la formulación de políticas —que resume su ruptura simbólica con la negligencia del expresidente Donald Trump en la pandemia— se está relajando, aunque las comparaciones directas con la política del expresidente ignoran momentos muy diferentes en el pandemia y las vacunas y tratamientos ahora disponibles para combatirla.

¿Son los niños las nuevas víctimas de la pandemia? 3:08

Opciones que agonizan y una nueva estrategia

Ómicron ofrece algunas oportunidades para que los líderes comiencen a hacer la transición del país a un estado diferente de preparación. También incluye elecciones agonizantes.

El estado de Nueva York, por ejemplo, registró un aumento del 10% en las hospitalizaciones solo el miércoles. Mientras tanto, existe alarma entre los pediatras por el aumento del número de niños que necesitan ser hospitalizados para recibir tratamiento. Incluso si solo una pequeña proporción de todas las personas infectadas necesita tratamiento hospitalario, la gran cantidad de infecciones (más de 240.000 nuevos casos reportados solo el martes) aún podría paralizar todo el sistema médico, agotar aún más a los trabajadores de salud de primera línea y aumentar las tasas de mortalidad. De forma aislada, estas cifras parecen abogar por restricciones más estrictas para detener la propagación del virus.

No obstante, el hecho de que para la mayoría de los estadounidenses, especialmente aquellos que están vacunados y cuenta con su dosis de refuerzo, ómicron podría resultar más una molestia que una seria amenaza para la salud, naturalmente ha planteado la pregunta de si se necesita una nueva forma de abordar la pandemia, al menos hasta que aparezca una variante más seria. En resumen, ¿es hora simplemente de que más personas sigan adelante con sus vidas con menos interrupciones?

El principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, lo expresó de esta manera a Jake Tapper de CNN el miércoles, mientras explicaba la reducción en el tiempo de aislamiento para aquellos que dan positivo en la prueba y son asintomáticos: «Entonces, o cierras la sociedad, lo que nadie quiere hacer, o intentas conseguir una situación en la que puedas hacer que las personas vuelvan de manera segura, en particular a trabajos críticos, sin que tengan que estar fuera durante 10 días completos, siempre que no tengan síntomas».

Y continuó: «Creo que lo que la gente debe entender: hay riesgo en todo cuando se trata del SARS-CoV-2. Esa es la realidad. Algunas personas piensan que si haces esto, no hay riesgo. Hay un riesgo para todo».

Fauci recomienda no ir a grandes fiestas de Año Nuevo 0:51

Cambiando el equilibrio de la toma de decisiones

Quizás más que en cualquier otro momento de la pandemia, ómicron ha comenzado a replantear el enigma expresado por Fauci: reformulando el equilibrio entre las consideraciones económicas, sociales y las justificaciones puramente médicas para la guía generalizada de salud pública.

Por ejemplo, la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, ha explicado el pensamiento detrás de la decisión de reducir el período de aislamiento para quienes dan positivo en para coronavirus, siempre que sean asintomáticos o sus síntomas se estén resolviendo y que usen máscaras durante los cinco días siguientes.

Walensky le dijo a The Washington Post en una entrevista publicada este miércoles que la medida «se basó en la anticipación de que un gran número de casos podría afectar la función social». Y agregó: «Comenzaron a haber limitaciones en la sociedad, no solo en nuestra fuerza laboral de atención médica sino en otras partes de la sociedad. Estábamos viendo infecciones en muchos lugares y nos dimos cuenta de que esto podría ser un presagio de muchos otros trabajadores esenciales que necesitábamos».

CDC no recomienda pruebas rápidas para terminar aislamiento por covid-19 3:43

En una sesión informativa posterior en la Casa Blanca, Walensky insistió en que había una base científica sólida para el cambio de estrategia. Dijo que los datos sobre ómicron sugieren que la mayor transmisión de la enfermedad se produce uno o dos días antes de que se desarrollen los síntomas y dos o tres días después. Pero nuevamente dejó en claro que la guía relajada no se basaba solo en las características del virus, revelando que los funcionarios habían considerado cómo se comportarían en la práctica las personas que necesitaban regresar al trabajo.

«Realmente tuvo mucho que ver con lo que pensamos que la gente podría tolerar», afirmó Walensky.

La directora de los CDC se dio suficiente espacio para argumentar que los CDC todavía estaban adoptando un enfoque científico, pero considerar las tendencias de comportamiento, en lugar de solo la epidemiología, es un cambio claro en el enfoque del defendido por los científicos del gobierno al principio de la pandemia, y uno que genera preocupación entre algunos observadores externos.

¿Sigue Biden el manual de Trump?

Es justo preguntar si el gobierno de Biden comienza a priorizar la economía sobre la ciencia, tal como los demócratas una vez criticaron a Trump por hacer.

Mientras el expresidente se agitaba en la primavera de 2020 para que los estadounidenses volvieran a trabajar, incluso con altas tasas de virus, fue acusado con razón de anteponer sus metas del año electoral a la salud pública. Los miembros de la administración de Trump podrían ser perdonados, por lo tanto, por preguntarse si el presidente actual, enfrentado a un año difícil de elecciones de mitad de período, intenta algo similar.

El tema está impregnado de una complejidad que va más allá de la política. El nuevo enfoque de los CDC cuenta con el apoyo de médicos preocupados porque los hospitales se están quedando sin médicos, enfermeras y personal de apoyo cuando ómicron alcanza su punto máximo. Pero a algunos epidemiólogos les preocupa que el período de aislamiento sea demasiado corto y pueda provocar más infecciones. Los defensores de los trabajadores, como los sindicatos de asistentes de vuelo, han advertido contra obligar a las personas a regresar al trabajo cuando están enfermas.

El problema del aislamiento no es el único que causa controversia política.

Walensky explicó a los periodistas que no se requerían pruebas rápidas de antígenos negativos a los cinco días porque tales métodos no siempre eran precisos para mostrar si alguien podía transmitir el virus en ese momento. Sin embargo, después de que Biden admitiera esta semana que su equipo debería haberlo hecho mejor al prever una gran escasez de tales pruebas, sería políticamente imposible que los CDC los requirieran al cambiar la guía.

El exdirector general de Sanidad del gobierno Trump, el Dr. Jerome Adams, quien fue uno de los funcionarios acusados a menudo de anteponer la política a la ciencia o apaciguar los objetivos de Trump, criticó el cambio de orientación en un largo hilo de Twitter el martes.

«Si se trata de mantener la economía abierta, asúmalo. Pero no afirme que se basa en la ciencia, para después ignorar la ciencia más importante (es decir, el valor de las pruebas negativas + máscaras de alta calidad)», escribió Adams.

Parece tener razón. Sin embargo, las circunstancias actuales de la pandemia son muy diferentes de las que prevalecieron cuando el expresidente restó importancia a su relevancia, a pesar de saber lo grave que era, en un aparente esfuerzo por proteger sus perspectivas de reelección.

Dado que millones de estadounidenses ahora están vacunados y tienen dosis de refuerzo, como no fue el caso en 2020, la comparación entre el apoyo de Biden a permanecer abierto y el de Trump a poner fin a los cierres no se sostiene. Y aunque ómicron aún puede causar enfermedades graves y la muerte, las personas con mayor riesgo, en la mayoría de los casos, han optado por no protegerse con vacunas que no estaban disponibles a principios del año pasado.

Y según todos los informes, incluida la investigación revelada por Fauci el miércoles, la amenaza que representa ómicron para la mayoría de los estadounidenses completamente vacunados es menos grave que la de las cepas anteriores del virus. Una cosa era que Trump exigiera la reapertura de la economía después de unas semanas de esfuerzos irregulares para «detener la propagación» cuando nadie estaba vacunado. Casi dos años después de la pandemia, las consecuencias sociales y económicas de la larga batalla contra el covid-19 se han multiplicado.

Y aunque la ciencia puede dictar predominantemente medidas de mitigación en el futuro, una variante que es menos letal provoca un examen serio de si cuestiones más amplias merecen más énfasis en la toma de decisiones de salud pública.

 



[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here