[ad_1]

A las 20.00 de este martes el Comité de Garantías de Ciudadanos cerrará las votaciones para elegir candidato a las próximas elecciones andaluzas. Los 2.589 afiliados de Andalucía con derecho a sufragio tienen hasta entonces para decidir entre los nueve aspirantes de las primarias de Cs en la comunidad autónoma —ha habido dos bajas de última hora—. Entre ellos saldrá el nombre del candidato a los comicios de la Junta de 2022. Desde el principio, el proceso ha suscitado las críticas de miembros de la organización por convocarlo de forma exprés y en medio de un puente festivo, y porque Fran Carrillo, el principal rival del vicepresidente de la Junta, Juan Marín, entró en la lista de aspirantes en el último momento. Las dudas han llevado a los adversarios de Marín, el candidato respaldado por la dirección de Inés Arrimadas, a enviar apoderados hasta la sede central en Madrid para fiscalizar el escrutinio en la sede general de Ciudadanos.

Los afiliados andaluces votan desde las 8.00 de este lunes en las primeras primarias de Ciudadanos celebra tras la aprobación del nuevo reglamento electoral —el pasado 22 de octubre—, en el que se blindó el voto telemático. Facciones críticas como la de Renovadores Cs han reprochado a la organización que no permita también el sufragio presencial y advierten “falta de transparencia” en el hecho de que sea el mismo partido quien realice el cómputo de los votos, en lugar una empresa externa. Cada afiliado tiene un número identificativo para votar en su perfil de la intranet, en aras de garantizar “la privacidad y la limpieza del proceso”, explican fuentes del partido. Ciudadanos permite, además, que los candidatos envíen apoderados a la sede de Madrid para comprobar por sí mismos cómo se lleva a cabo el proceso.

Los tres candidatos más reconocibles y con mayores posibilidades frente a Marín, el diputado autonómico Fran Carrillo, la simpatizante de Renovadores Cs Carmen Almagro y la onubense Elena Bago —que ya se enfrentó al vicepresidente en 2018— han confirmado a EL PAÍS que tendrán representantes en la sede de Cs este martes para seguir el recuento, informa Eva Sáiz. Cada aspirante podrá designar un apoderado, que están convocados desde las 19:45 en la sede. Marín no enviará a nadie, según su gabinete. “El hecho de que solo exista un sistema de voto telemático hace imprescindible nuestra presencia en el escrutinio para cerciorarnos de que el sistema de voto telemático definido por la organización cumple con los requisitos mínimos exigibles para este tipo de votación”, explica Tomás Simón, que acudirá como apoderado de Almagro. Fran Carrillo ha pedido que su apoderado esté desde primera hora de este miércoles en la sede, pero le ha sido denegado. “Estamos pensando en impugnar las primarias. Se nos impiden las transparencias de garantías mínimas”, ha declarado este martes en Esradio.

El mayor guirigay se ha montado a cuenta de la candidatura de Carrillo, coordinador de Ciudadanos en Córdoba y parlamentario andaluz por esta provincia. Finalmente, ha podido concurrir después de que el partido le ampliase unas horas el plazo para abonar la deuda de algo más de 4.000 euros que mantenía con la formación. El Comité de Garantías no aceptó el depósito ante notario y le permitió hacer una transferencia por el importe exacto horas después. Algunos militantes contrarios a la cúpula creen que la aceptación de su candidatura divide el voto crítico contra Marín —el candidato oficialista—, y beneficia al vicepresidente. Carrillo lleva meses enfrentado a la dirección nacional y calificó de “extorsión” y “chantaje” su expulsión provisional como aspirante.

Los estatutos impiden que la dirección nacional aúpe a ningún candidato, pero los continuos viajes de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y su reiterado apoyo al Gobierno en coalición del que Marín es cabeza visible, suponen un apoyo velado del aparato al vicepresidente. “Siendo vicesecretario general de mi partido, no puedo realizar valoraciones sobre el desarrollo del proceso de primarias, que está previsto en los estatutos”, dijo Edmundo Bal, portavoz de Cs, este lunes en el Congreso. “Una de las condiciones para que este proceso se desarrolle con total transparencia es que la dirección tiene que mostrarse absolutamente neutral con respecto al concurso de estos candidatos”, añadió. En privado, miembros de la cúpula mencionan solo un nombre como vencedor posible: “Juan”.

El vicepresidente de la Junta, que parte como claro favorito, volvió a incidir el lunes en la posibilidad de concurrir en listas conjuntas con el PP en las elecciones autonómicas —previstas para junio u octubre—, pese a que esta hipótesis ha sido rechazada por Génova.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

En las últimas primarias de 2018, Marín salió vencedor —también por vía telemática—, con un 67% de apoyos de entre los 1.852 votos emitidos entonces, en una carrera en la que compitió con otros 13 aspirantes. En esta ocasión, el vicepresidente andaluz quería unas primarias rápidas, sin ruido y que pasasen desapercibidas. Varios miembros de la dirección nacional admiten que no entienden por qué se convocaron de una manera tan abrupta y con los tiempos tan ajustados.

Precedentes

El sistema de elección de candidatos de Ciudadanos ha sido fuente habitual de quejas por falta de transparencia y denuncias por supuestas irregularidades. Uno de los casos más destacados fue la anulación de 82 votos que cancelaron en 2019 la victoria de la candidata oficialista del partido en Castilla y León, Silvia Clemente, en favor del candidato crítico, Francisco Igea, hoy vicepresidente de la Junta en esa comunidad. En marzo de 2020 la Fiscalía archivó la investigación porque no encontró “indicios bastantes de infracción penal”. Ese mismo año, en el que Rivera estaba al frente de la formación, se denunciaron las primarias de Murcia en sede policial.

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here