[ad_1]

Revisar los diarios y canales de noticias internacionales se ha convertido en la cotidianidad de Romano Shmagaloy, hijo de un ucraniano y de una rusa y quien reside en el municipio de Sosúa desde hace dos años, ubicado en la costa Norte de la República Dominicana.

El extranjero explicó a Diario Libre que tiene que enterarse en los medios informativos de la situación que vive el país de su familia paterna debido a la falta de comunicación telefónica.

El padre de Romano Shmagalov es nativo de la ciudad de Vinitsa en Ucrania, mientras que su madre es del poblado de San Petersburgo en Rusia. Vinitsa es una ciudad cercana a la frontera con Polonia.

Por el momento ese poblado no ha sido impactado por los bombardeos rusos.

Preocupado y sin tener a mano la solución, manifiesta que hoy está todo tranquilo, “pero no sabemos qué pasará mañana cuando me levante a ver las noticias».

“Estoy triste porque mi familia, mitad ucraniana y la otra mitad rusa, se pelea”, expresó.

Desde el centro de Sosúa, donde se dedica al arte del tatuaje, apela a que el presidente Vladimir Putin detenga la invasión a Ucrania, la cual empezó la madrugada del pasado jueves con ataques de misiles, muchos de ellos a instalaciones gubernamentales y militares.

“Cuarentón” y de contextura fuerte, Shmagaloy tiene cuatro años residiendo en la República Dominicana. Dos de ese periodo lo lleva en Sosúa, el municipio costero, donde confluyen diversas nacionalidades.

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here