Donald Trump en la ceremonia de entrega de medallas presidenciales en la Casa Blanca. REUTERS
Donald Trump en la ceremonia de entrega de medallas presidenciales en la Casa Blanca. REUTERS
  • Trump afirma que el fiscal especial del Rusiagate le envió un cuestionario que él ha respondido «muy fácilmente»
  • Un nuevo fiscal para frenar el ‘Rusiagate’

Donald Trump ha confirmado que el fiscal especial del ‘Rusiagate’, Robert Mueller, le ha interrogado. Después de meses de especulación acerca de las negociaciones entre los abogados de Trump y el equipo de Mueller sobre cómo se podría producir el interrogatorio – por escrito o en persona- ha sido el propio Trump el que este viernes ha declarado a la prensa que el fiscal especial le envió un cuestionario que él ha respondido.

Eso sí: Trump ha dicho que ha respondido a las preguntas… pero no que haya devuelto el documento a Mueller. «Todavía no las he enviado, acabo de terminar de responderlas», ha declarado, genio y figura, el presidente, que, además, ha insistido en que ha contestado él solo a las preguntas, sin la ayuda de su equipo jurídico. «Mis abogados no están trabajando [en el cuestionario], soy yo el que está haciéndolo. Yo escribo las respuestas. Mis abogados no escriben respuestas, yo escribo respuestas… las contesto muy fácilmente», ha declarado el jefe del Estado y del Gobierno.

De paso, Trump ha aprovechado para arremeter, contra el consejo de sus asesores, contra el equipo de Mueller: «Estoy seguro de que se van a liar porque les gusta atrapar a la gente». Las declaraciones de Trump llegan en un momento en el que el presidente parece haber perdido los papeles en relación a la investigación de Mueller.

El jueves, Trump recurrió a la red social Twitter para lanzar tres mensajes contra «Bob Mueller y su banda de macarras demócratas», a los que acusó de «chillar y gritar a la gente, tratarla horriblemente si no les dan las respuestas que quieren». Trump también calificó al fiscal especial y ex director del FBI de ser una persona «emocionalmente confundida».

Ése es un cargo especialmente duro a manos de Donald Trump, que en enero pasado se calificó a sí mismo en Twitter «un genio muy estable».

El presidente estadounidense también volvió a repetir la idea de que la investigación de la ‘trama rusa’ «está terminando». Ésa es una idea que el entorno de Trump lleva lanzando desde hace meses, pero que no ha sido confirmada por ninguna fuente independiente ni por el equipo de Mueller, un republicano – es decir, del mismo partido que Trump- que dirigió el FBI durante los dos mandatos de George W. Bush y el primero de Barack Obama.

De hecho, lo que preocupa a los republicanos del Senado, donde ese partido tiene la mayoría, es que Trump trate de interferir más en la investigación de Mueller, lo que podría aumentar el grado de vitriolo que ya existe en el clima político estadounidense. Tras la toma por la oposición demócrata de la mayoría en la Cámara de Representantes, Trump afronta múltiples investigaciones que pueden complementar a las de Mueller o incluso sustituirla si el presidente opta por cesar al fiscal especial.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here