Felicity Huffman fue una de las estrellas de "Desperate Housewives", que le valió un Emmy en el 2005. (AP / Steven Senne)
Felicity Huffman fue una de las estrellas de «Desperate Housewives», que le valió un Emmy en el 2005. (AP / Steven Senne)

El acuerdo legal al que llegó en medio de un escándalo de sobornos la llevará a un nuevo comienzo o a que se retire.

Los Ángeles. Felicity Huffman es una actriz galardonada con un Emmy por “Desperate Housewives” y con varios proyectos importantes en ciernes, pero su carrera atraviesa un momento crítico por su participación real en un escándalo de sobornos por el que consiguió el ingreso de su hija a una universidad.

Huffman podría ir a prisión tras acordar el lunes declararse culpable de un cargo de asociación ilícita para cometer fraude postal y fraude por medios electrónicos por pagarle a un asesor 15,000 dólares disfrazados en un donativo para cambiar la nota de su hija en la prueba de admisión SAT.

Los fiscales buscan entre cuatro y 10 meses de confinamiento, y los expertos no se ponen de acuerdo sobre si la declaración de culpabilidad y la subsecuente disculpa asumiendo todas sus acciones llevará a un nuevo comienzo en su carrera o a que se retire.

“Creo que hizo lo correcto en cuanto a cómo lo afrontó honestamente, aceptó la culpa y tomó el acuerdo”, dijo Laura Ries, cofundadadora de la firma publicitaria Ries & Ries.

“Creo que la gente le da a los otros una segunda oportunidad, especialmente si piden perdón y muestran arrepentimiento antes de seguir adelante. Quizá su próximo papel no llegue en dos semanas, o dos meses, pero tal vez en un año o dos”.

“Creo que si dio dinero a cambio debería ir a prisión”, dijo Jodi Gomes, director de “One Child Left Behind: The Untold Atlanta Cheating Scandal”, un documental sobre un grupo de educadores sentenciados por mejorar calificaciones de sus estudiantes en exámenes. “Estar en prisión acabaría con su carrera”.

Sin importar cuál sea el destino para Huffman, ella no desaparecerá inmediatamente de las pantallas.

Interpretará a una fiscal en la miniserie dirigida por Ava DuVernay «When They See Us», sobre el caso Central Park Five, de una violación a finales de la década de 1980 por la que fueron injustamente sentenciados cinco hombres, que será estrenada el 31 de mayo.

Pero Netflix dijo el lunes que otra película protagonizada por Huffman, “Otherhood”, no será estrenada como estaba planeado el 26 de abril y una nueva fecha será determinada. El elenco de la comedia romántica también incluye a Patricia Arquette y Angela Bassett.

Huffman, de 56 años, fue una de las estrellas de la serie de ABC «Desperate Housewives», que le valió un Emmy en 2005. A año siguiente fue nominada al Oscar por interpretar a una mujer transgénero en «Transamerica». Sus créditos incluyen la serie de televisión «Sports Night» y «America Crime», para la cual recibió tres nominaciones al Emmy.

Otra de las acusadas en el caso de fraude para admisiones universitarias es la estrella de “Full House» Lori Loughlin y su esposo, el diseñador de modas Mossimo Giannulli. Ambos recibieron nuevos cargos el martes.

El canal Hallmark rompió relación con Loughlin, pero Ries cree que Huffman no tendrá el mismo destino.

“Definitivamente eso no ayudará a su trayectoria”, dijo Ries. “Pero no creo que será el final de su carrera. Quizá sea una pausa”.

Aunque la carrera de Huffman podría detenerse, Gomes, dijo que la actriz podría redimirse si usa su fama para abogar por los estudiantes sin representación.

“Debería usar su plataforma para apoyar a otros”, dijo. “Estoy cansada de que la gente se salga con la suya cuando se comporta mal, se disculpen y esperen que todo esté bien. Creo que a Felicity Huffman le están dando un trato preferencial por tratarse de quién es. Si le dan ese trato lo menos que puede hacer es redimirse para usar su plataforma para ayudar a otros”.

Eden Gillott, presidenta de Gillott Communications, dijo que los próximos pasos de Huffman deberían ayudar a arreglar “un sistema de admisiones universitario fallido y desigual”.

“Creo que tiene que ser un largo compromiso, porque de otra manera parecerá que ella es una oportunista”, dijo. “Creo que trabajar con una organización que ya exista, para mejorar su misión y crear conciencia para acabar con el sistema de admisiones que permite que los privilegiados paguen para entrar, es posiblemente su mejor apuesta”.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here