[ad_1]

Juan Carlos Mosquea Eduardo, implicado en la Operación Falcón, se mostró indignado ante las acusaciones de pertenecer a una red de lavado de activos proveniente del narcotráfico, como le imputa el Ministerio Público.

Pidió al órgano acusador investigar sobre sus arraigos para que se haga justicia y detengan el daño que, según dice, le están haciendo.

“Queremos que se haga justicia de la mejor manera posible. Vayan a nuestras raíces y de donde uno viene, para que no sigan juzgando a uno así tan mal”, externó el encartando, y calificó como “injusto” estar siendo procesado.

Juan Carlos Mosquea Eduardo habló con periodistas a su salida de la sala de audiencia donde se conocía la solicitud de medidas de coerción en su contra, así como de Alejandro Rafael Pérez Pérez, quienes son hermano y padrastro de Erick Randhiel Mosquea, presunto cabecilla de la organización.

Durante la vista, el Ministerio Público concluyó la presentación de solicitud de medidas contra los dos implicados. El órgano solicitó al juez Miguel Báez, de Atención Permanente de Santiago, 18 meses de prisión para ambos y que el caso sea declarado complejo.

El equipo de fiscales que presentó la solicitud de medidas de coerción está encabezado por Sourelly Jáquez.

Las defensas de los imputados aseguran que sus clientes no representan peligro de fuga, por lo que esperan que el juez otorgue una medida no consistente en prisión.

El tribunal recesó la audiencia para el próximo lunes a las 9:00 de la mañana. La vista de solicitud de medidas de coerción contra Mosquea Eduardo y Pérez Pérez comenzó el pasado miércoles.

Aplazan medida

La Oficina de Servicios de Atención Permanente del Distrito Judicial de Santiago tenía programada para hoy la audiencia de solicitud de medida de coerción contra Harington José Mosquea Núñez, otro implicado en la Operación Falcón.

La vista fue aplazada para el viernes 22 de este mes debido a que los fiscales del Ministerio Público estaban en la audiencia de Juan Carlos Mosquea Eduardo y Alejandro Rafael Pérez Pérez.

El encartado también es hermano del prófugo Erick Randhiel Mosquea Polanco, el presunto cabecilla de la red. El también conocido como Rodolfo Beltrán, El Sony 7, El Chiquito, El Hombre y/o Chite, operaba la organización desde Santiago, según la acusación del Ministerio Público.

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here