[ad_1]

Una mujer de 49 años ha fallecido este viernes en la localidad de Sunbilla (norte de Navarra, 665 habitantes), tras quedar sepultada bajo una montaña de tierra que se ha desprendido por un talud. El siniestro se ha producido este mediodía tras producirse un fuerte corrimiento de tierras junto a un túnel de la carretera N-121-A (Pamplona-Behobia). Las intensas lluvias de los últimos días, que han castigado de forma especial a esta zona, y en general a Navarra y el País Vasco, han provocado que haya desprendido un talud, que ha caído sobre un cobertizo de madera adosado al caserío Galtzaga, en una de las poblaciones navarras que se están viendo duramente afectadas por el temporal.

La Policía Foral navarra ha sido informada de los hechos a las 11.56 de la mañana y ha movilizado de inmediato una patrulla de la vecina localidad de Elizondo. Dentro del cobertizo se encontraba aparcado un vehículo, que ha quedado aplastado por la tierra caída. Los efectivos policiales y los bomberos han encontrado en el lugar el cuerpo sin vida de la mujer. La investigación trata ahora de esclarecer si esta persona ha sido sorprendida por el desprendimiento dentro del coche o si quedó atrapada cuando trataba de sacarlo del porche. El inmueble afectado por el corrimiento de tierras se encuentra alejado del casco de Sunbilla, en una zona rural y aislada, próxima al río Bidasoa, aunque en una cota superior a su cauce, que en esos momentos llevaba un gran caudal de agua por las intensas lluvias y el deshielo de las últimas horas.

Además, los familiares de un vecino de 61 años del municipio navarro de Elizondo han denunciado en la noche de este viernes su desaparición después de que este no haya conseguido llegar al trabajo. Está previsto que este sábado se ponga en marcha un dispositivo de búsqueda en la zona, una de las más afectadas en esta jornada por las inundaciones y las intensas precipitaciones.

Desde primera hora de la mañana, el caudal del río Arga, el mayor de la Comarca de Pamplona, ha superado los 592 metros cúbicos por segundo y ha alcanzado un nivel de 4,75 metros, que se prevé siga subiendo. El Ayuntamiento de la capital navarra ha activado el nivel de alerta 1 del plan contra inundaciones y ha confirmado que se trata del mayor caudal registrado en este curso en las últimas dos décadas. Ya de madrugada, el Consistorio ha empezado a avisar al vecindario para que retiraran sus vehículos de los aparcamientos más próximos al curso del río. En barrios como La Rochapea, la crecida del río ha llegado a inundar calles del interior.

Las lluvias que golpean Euskadi y Navarra en los últimos días están provocando numerosas incidencias, principalmente por el desbordamiento de ríos y los desprendimientos de tierra que están afectando a varias localidades y a carreteras, sobre todo de la red secundaria. La situación del hospital de Mendaro (Gipuzkoa) preocupa especialmente a los servicios de emergencias, pues tanto el centro como la localidad quedaron aislados por carretera a causa de la crecida del Deba, si bien por la tarde de este viernes el acceso ya era posible, aun con dificultades, y ha quedado cortada la carretera entre Mendaro y Deba.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

En Gipuzkoa, el momento más crítico se ha producido durante la madrugada de este viernes, por el desbordamiento de los ríos Oria, Urumea y el mencionado Deba en algunos puntos. El Departamento vasco de Seguridad ha recomendado por ello que no se acuda al centro sanitario de la localidad, aunque se tenga cita. Parte del personal ha podido acceder al hospital, por lo que la asistencia está garantizada para cerca de 90 pacientes que actualmente se encuentran ingresados en el centro, ha asegurado el Gobierno vasco en una nota informativa.

Una niña observa el río Deba, desbordado a su paso por la localidad guipuzcoana de Mendaro.
Una niña observa el río Deba, desbordado a su paso por la localidad guipuzcoana de Mendaro. Javier Etxezarreta (EFE)

June Ibáñez, vecina de Mendaro y trabajadora del establecimiento Galle-tiak, habla de los desbordamientos del río como un viejo problema. “Llevamos 20 días que no para de llover. El problema del río lo tenemos hace ya muchos años. Hasta ahora, se había desbordado, pero no hasta estos extremos. Por suerte, no hemos lamentado daños personales, pero estamos hablando de niños pequeños y gente mayor que no puede salir de casa y que está sin luz”, relata por teléfono. “Es claramente evitable desde hace mucho tiempo y se deben poner soluciones”, añade.

El Gobierno vasco ha establecido un plan de contingencia para garantizar el funcionamiento del Hospital de Mendaro para dar respuesta a las necesidades de los pacientes que necesiten acceder al centro si la situación empeora y vuelve a quedar incomunicado, ha informado el Ejecutivo autónomo, que ha reforzado el personal sanitario tanto en urgencias como en los quirófanos.

El jueves al mediodía se activó la fase 2 del Plan Especial de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones. Las principales afecciones durante ese día se concentraron en Álava y Bizkaia. El río Zadorra se desbordó cerca de Vitoria tras abrir las compuertas del pantano de Ulibarri-Ganboa para desembalsar. El otro río que también rebasado su cauce en varios puntos fue el Cadagua, sobre todo en Güeñes y Sodupe. Durante la noche, la situación ha ido empeorando en Gipuzkoa, con especial fuerza en zonas del Deba y el Bidasoa. Las inundaciones, señalan desde el colegio Eretza de Sodupe, se han cebado especialmente con la parte de abajo del pueblo y con las lonjas y los garajes de la zona. “Uno de los autobuses que hacen la ruta ha tenido que cambiar el recorrido y eso ha hecho que los alumnos y profesores hayan podido llegar, pero más tarde”, explican por teléfono desde el colegio. Desde el restaurante Jauja del municipio de Güeñes destacan que la lluvia les acompaña desde hace muchos días. “Ha sido todo muy seguido, en apenas de dos semanas. Vivimos algo parecido hace algunos años, pero esto al final, es como todo: si se actúa desde un principio y se limpian los ríos, igual se podría haber evitado”.

El río Oria a su paso por Andoáin (Gipuzkoa), este viernes.
El río Oria a su paso por Andoáin (Gipuzkoa), este viernes.
Javier Hernández

Los desprendimientos producidos durante la madrugada están afectando a la BI-6333 en Mallabia (alto de Trabakua). También ha quedado cortada totalmente la N-634 a la altura de Eibar, Elgoibar, Deba y Mendaro. Se han producido cortes en la AP-68 en Orozko, sentido Vitoria, por lo que se desvía el tráfico por una carretera comarcal. Tampoco hay paso en la autopista entre Eibar y Elgoibar, y se circula mediante un by-pass en este tramo. Aún se puede circular aunque con precauciones por posibles desprendimientos o balsas de agua en la vía en la A-8 en Ortuella (Bizkaia). La frontera francesa con Irun está cortada por inundaciones en las carreteras del país galo.

En Navarra, los ríos Arga, Ega, Larraun, Ezkurra, Urederra y Baztán han alcanzado en las últimas horas el nivel de alerta por inundaciones y se están produciendo incidencias en diversas zonas con calles y garajes anegados y carreteras cortadas. La policía municipal y los bomberos de Navarra han realizado a lo largo de la mañana una veintena de rescates en distintos puntos de la comunidad debido a las inundaciones. Según han informado a través de su cuenta de Twitter, han rescatado a una madre y sus dos hijos en una casa de San Jorge, varios viandantes que han quedado atrapados en comercios, dos personas en un ascensor y otras dos de movilidad reducida en la plaza Sancho Abarca. El tráfico también se está viendo afectado en diversas vías, entre ellas la A-1 autovía del Norte, en la que se está desviando la circulación sentido Pamplona en el kilómetro 395, por el ramal de Olazagutia. Además, está cortado el tráfico a la altura de Alsasua a camiones y vehículos articulados. Hay 15 carreteras secundarias cortadas por nieve, principalmente en Navarra y la provincia de Huesca.

El vicelehendakari y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ha anulado un viaje institucional a Pamplona y tenía previsto desplazarse al Centro de Gestión de Tráfico y Coordinación de Emergencias de Txurdinaga (Bilbao) donde presidirá la mesa de crisis del Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones.

Las previsiones de la agencia vasca de meteorología, Euskalmet, indican una ligera mejora del tiempo en las próximas horas. Aunque continuará lloviendo —en Euskadi no ha cesado la lluvia durante las tres últimas semanas—, el temporal irá amainando en las próximas horas y se espera que la situación de los ríos se vaya normalizando a lo largo de este viernes.

En el norte de la provincia de Burgos se acusa en especial es deshielo, provocado por la subida de temperatura. En las Merindades hay zonas anegadas. En Miranda de Ebro, la subida del río ha provocado que se inunden algunas calles y se ha limitado el acceso, informa Juan Navarro. La Confederación Hidrográfica del Ebro calcula que la crecida del río Ebro llegue a Mendavia en la madrugada y primeras horas de la mañana y que lo haga a la zona de Castejón y Tudela el sábado por la tarde, después de las inundaciones que se han registrado en la zona norte de Navarra y en la Comarca de Pamplona.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha avisado de riesgo fuerte de aludes (el cuarto de cinco niveles) en Picos de Europa hasta el domingo y de riesgo notable (tercero de los cinco niveles) en Alto Campo (Cantabria), por lo que el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomienda extremar la precaución.

Con información de Mikel Ormazabal.

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here