[ad_1]

Las caídas de Wall Street han doblegado las Bolsas europeas, que tras arrancar la segunda semana del año con tímidas subidas, han cerrado la sesión de este lunes en rojo. El Ibex 35 ha conseguido minimizar el descenso al 0,51%, pero el Eurostoxx 50, que agrupa a las mayores empresas del continente, ha perdido un 1,54%, y otros índices como los de París (-1,44%) y Fráncfort (1,13%) y Milán (-0,96%) han acusado el golpe con más intensidad que el español. Las próximas subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal estadounidense para contener la inflación sigue agitando los mercados, haciendo temblar especialmente a los valores tecnológicos. A las seis de la tarde hora española peninsular, el Nasdaq cedía un 10% desde su pico histórico en noviembre, debido a descensos superiores al 2% en la sesión, para luego recuperar terreno y cotizar en positivo algunas horas después. El Dow Jones y el S&P 500, tras recortar más de un 1%, también han amortiguado sus caídas.

Dentro del selectivo español, la multinacional del sector de la piscina Fluidra se ha anotado la mayor pérdida (5,56%), tras empezar un proceso de refinanciación de la estructura del capital de su deuda sindicada para incrementar los préstamos y extender los plazos hasta el año 2029. La compañía de telecomunicaciones Cellnex (-5,32), la empresa de tecnologías dedicadas a la energía eólica Siemens Gamesa (-3,16%) y la farmacéutica Rovi (-2,95%) también han recortado sus posiciones. En cambio, Telefónica (2,94%), CaixaBank (2,36%) y Grifols (2,07%) han liderado el lado de los ascensos.

Esta semana los inversores tienen la vista puesta en toda una serie de importantes citas macroeconómicas. Entre ellas destaca el dato de inflación estadounidense que se publicará el miércoles, una estadística fundamental para atisbar la velocidad a la que la Fed acelerará la retirada de estímulos. Los economistas consultados por Reuters estiman que el IPC aumentó a un ritmo anual del 7% en diciembre, frente al 6,8 por ciento del mes anterior. El viernes se darán a conocer los datos de las ventas minoristas y de la producción industrial en EE UU, mientras se acerca la publicación de los primeros resultados empresariales del cuatro trimestre de 2021, con los grandes bancos JPMorgan Chase, Wells Fargo y Citigroup a la cabeza.

Asimismo, los estrategas de Goldman Sachs esperan que el banco central estadounidense aumente las tasas cuatro veces este año, frente a las tres que se preveían hasta ahora. Ese escenario supondría un cambio más brusco de lo previsto por parte de la Fed que lleva atando las tasas cerca de cero desde marzo de 2020, cuando estalló la pandemia. La medida redujo los costos de financiación de las empresas y empujó las acciones globales, especialmente las estadounidenses, que han encadenado máximos históricos. “El aumento persistente de la inflación podría impulsar aún más a los halcones de la Fed y llevarlos a apostar por una senda de normalización más pronunciada y, lo que es más importante, alimentar la expectativa de que la Fed debería reducir rápidamente el tamaño de su balance para evitar aplanar la curva de rendimientos mientras se combate la inflación“, dijo Ipek Ozkardeskaya, analista de Swissquote, en declaraciones recogidas por Reuters.

Ante un posible endurecimiento de la política monetaria, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos han llegado a escalar un 1,8%, sus niveles más altos en dos años. La audiencia de Jerome Powell en el Senado está programada para mañana, y de ella los inversores esperan obtener más detalles sobre los movimientos del banco central. Estas perplejidades se producen en un contexto marcado por el crecimiento de los contagios y los persistentes problemas de abastecimiento, que a su vez merman la confianza de los inversores.

La decisión de la Fed de endurecer su política ha alimentado la presión también sobre las criptomonedas. El bitcoin llegó a caer un 5% este lunes, hasta situarse por debajo de los 40.000 dólares, su nivel más bajo desde el 5 de agosto. Esta criptodivisa, que a principios de noviembre alcanzó el récord de 69.000 dólares, registró una subida en 2021 superior al 60%, por encima de cualquiera de los activos tradicionales de inversión. Sin embargo, en el arranque del año destaca entre los valores que más han caído, lo que perjudica su consideración de valor refugio contra la inflación.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Suscríbete

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here