[ad_1]

El presidente Luis Abina­der arribará este domin­go a su segunda rendición de cuentas asediado por los desafíos que plantea la pandemia del Covid-19, agravados ahora por la crisis geopolítica de Ucra­nia, que impactan la eco­nomía con una galopante inflación de 8.7% y provo­can descontento en secto­res populares.

Las persistentes dificul­tades en este último año de gestión, llevarían al manda­tario en su discurso ante la Asamblea Nacional, a afe­rrarse a los pronósticos de un crecimiento económi­co de 5.5% para este año, atribuido al éxito del relan­zamiento de la economía, inversión extranjera y recu­peración del turismo .

Según el informe del Banco Central, el año pasa­do la economía registró un crecimiento interanual del Producto Interno Bruto (PIB) de 12.3%, debido a la mejo­ría en la construcción, zonas francas, hoteles, bares y res­taurantes, comercio, trans­porte y otros. La ocupación del mercado laboral se situó en 4.7 millones de personas.

En ese contexto, Abinader exhibiría también el éxito del Plan Nacional de Vacuna­ción y protección de la sa­lud, que lo llevó a eliminar las restricciones por el Co­vid-19 el 16 de este mes. Una medida que creó con­tradicciones.

El mandatario se vería precisado a abordar tam­bién la realidad de uno de los pilares básicos en que descansa su gobierno: la transparencia y honestidad en el manejo de los fondos públicos, con su eslogan “No solo se trata de gastar más, sino de gastar mejor”.

El talón de Aquiles

A partir de ahí el crecimien­to económico del país se ha deslucido por la variación del Índice de Precio al Con­sumidor (IPC), o sea, una inflación que en diciembre pasado se ubicó en 8.5% y en enero de este año au­mentó a 8.7%. Las autori­dades lo atribuyen a cho­ques externos.

Entre los desafíos que advierten economistas y políticos opositores está adoptar medidas que con­trarresten el alza de precios en los productos de consu­mo masivo y de los com­bustibles, como forma de contrarrestar los focos de protestas que comienzan a gestarse en diferentes ba­rrios y ciudades.

Otro pilar que precisa aco­meter el presidente Abinader son las prometidas reformas estructurales que requiere el país, muchas de las cuales, como la constitucional y la electoral, están aún en punto de debate en el Consejo Eco­nómico y Social (CES), sin que se muestren avances sig­nificativos pese a la celeridad que ameritan.

Reorientación de planes

Se espera que en la Educa­ción, donde se maneja el 4% del PIB, disponga ini­ciativas que contribuyan a la calidad de la enseñanza-aprendizaje. Y que se eli­minen las deficiencias, des­igualdades y politiquería que la afectan por décadas.

Las expectativas también se dirigen hacia el Plan Nacio­nal de Seguridad Ciudadana instaurado el 22 de marzo del año pasado, que sigue mere­ciendo críticas hasta en secto­res donde se inició en primera fase para prevenir la criminali­dad, la delincuencia y erradica­ción del delito.

Además se contempla que con el inicio de la cons­trucción de un muro en la frontera el pasado domingo y la celebración del 178 ani­versario de la Independen­cia, el jefe de Estado anun­cie la reorientación en el futuro inmediato de varias de las políticas migratorias y comerciales de República Dominicana con Haití.

No obstante, el presi­dente Abinader debe estar prevenido de que donde también podría quebrarse la esperanza del dominica­no es en los intentos falli­dos para la aprobación en el Congreso del nuevo Có­digo Penal, la Ley de Extin­ción de Dominio y la Ley de Cooperativismo y de Ética de los Funcionarios Públicos, que hasta el lla­mado del Ejecutivo ha si­do ignorado por los legis­ladores.

Mientras tanto, se espera este 27 de febrero el someti­miento al Congreso del pro­yecto de reforma a la Ley de Compras y Contrataciones, del proyecto de ley que bus­ca fortalecer las regulacio­nes sobre los fideicomisos públicos y la modificación a la Ley de Hidrocarburos, entre otros.

SEPA MÁS

La Constitución.

El artículo 114 de la Constitución, di­ce que el Presidente rendirá cuentas cada año ante el Congre­so de la administra­ción presupuestaria, financiera y de ges­tión del año anterior, acompañada de un mensaje explicando las proyecciones ma­croeconómicas y fis­cales, resultados eco­nómicos, financieros y sociales que se pro­pone ejecutar en la Ley de Presupuesto de ese año.

Precios petróleo.

El conflicto bélico en Ucrania ha provoca­do una crisis inter­nacional y aumen­tos en los precios del petróleo hasta los US$100 por barril, lo que afecta los pre­cios de los combusti­bles en Dominicana, causando malestar en el pueblo.

En esta ocasión, el presidente hablará al país en momentos de graves problemas de alzas de precios.



[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here