[ad_1]

Más de 1.000 personas han protagonizado este viernes un nuevo intento de entrar en Melilla desde Marruecos, que finalmente se ha evitado, según ha informado el ministro Fernando Grande-Marlaska en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario celebrado este viernes. El titular de Interior ha destacado la colaboración de las autoridades marroquíes en la frontera. “La coordinación en el control de nuestras fronteras es perfecta”, ha asegurado.

La ciudad autónoma lleva tres días registrando un nuevo episodio de fuerte presión migratoria que arrancó el miércoles, cuando un grupo de 2.500 personas intentó acceder a territorio español y 491 de ellas lo lograron. Ayer jueves tuvo lugar un nuevo intento en el que participaron 1.200 personas y 380 consiguieron su objetivo, según la Delegación del Gobierno de Melilla. La delegada del Gobierno, Sabrina Moh, anunció ayer un refuerzo de casi 100 agentes de Guardia Civil y de Policía Nacional en la frontera.

Este viernes por la mañana, después de una noche en la que se han registrado rachas de viento de 90 kilómetros por hora, varios grupos de migrantes se han situado a cierta distancia del perímetro fronterizo entre España y Marruecos en Melilla y han comenzado a aproximarse al vallado, por lo que la Guardia Civil ha desplegado numerosas patrullas en diferentes zonas y un helicóptero para la vigilancia desde el aire, informa Efe. La Guardia Civil se ha desplegado en Villa Pilar, una de las zonas vulnerables del perímetro, situado en las inmediaciones del aeropuerto de Melilla, y donde se produjo el salto del miércoles. También han destinado patrullas a la zona comprendida entre los pasos fronterizos de Beni-Enzar y Barrio Chino, lugares por los que accedieron los migrantes este jueves.

“Hemos tenido en los últimos días dos asaltos con una violencia importante hacia la valla de Melilla. No se había visto nunca unos asaltos tan importantes en el número de personas”, ha expuesto el titular del Interior subrayando que se tratan de “fronteras europeas”.

La entrada de más de 850 personas en dos días ha vuelto a llevar al límite al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), el recurso de acogida dependiente de la Secretaría de Estado de Migraciones en la ciudad autónoma. Después de años de sobreocupación y tras una etapa crítica durante la pandemia, el recinto, con 782 camas, se había vaciado hasta su mínimo histórico con apenas 57 residentes. Tras los dos saltos, la capacidad vuelve a sobrepasarse con 895 personas y Migraciones se niega a aceptar un solo migrante más.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here