[ad_1]

La baja cobertura de vacunación en muchos países del Caribe debe ser abordada con urgencia para detener la propagación de la COVID-19 y proteger a los más vulnerables, afirmó la directora de la Organización de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

A través de un comunicado, Etienne indicó que los trabajadores de la salud y los adultos mayores siguen estando particularmente en riesgo.

Dijo que de los 13 países de las Américas que no alcanzaron la meta de un 40 % de cobertura en vacunación en 2021, diez se encuentran en el Caribe.

La directora, indicó que las dudas sobre la vacunación, la falta de centros en zonas alejadas, la insuficiencia de personal y la limitada infraestructura de la cadena de frío siguen siendo obstáculos enormes para la vacunación en muchas islas, pero cuentan con las herramientas «para cambiar el rumbo de la vacunación en el Caribe«.

«Hay datos reales que demuestran que las vacunas son seguras y eficaces contra la COVID-19», sostuvo la directora de la OPS.

Resaltó que las intervenciones deben adaptarse ahora a las necesidades de los que siguen siendo vulnerables en cada país, lo que significa asegurar que los trabajadores de la salud reciban la información necesaria para vacunarse, incluso sobre los posibles efectos secundarios y la duración de los beneficios de la vacuna.

«Estas son preguntas legítimas que deben ser reconocidas y abordadas para que podamos proteger mejor a nuestros trabajadores de la salud y a todos los demás», consideró la doctora Etienne.

Dijo que en otros países, la OPS está trabajando con los gobiernos para garantizar que los centros de vacunación estén más cerca de las personas que más los necesitan y que los horarios de funcionamiento sean convenientes para quienes trabajan.

La directora de la OPS instó a los países a trabajar con personas de confianza y líderes comunitarios para crear espacios de diálogo que aborden las preocupaciones sobre la vacunación.

Una encuesta reciente realizada por la OPS y Unicef, con el apoyo de la Agencia de los Estados unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), mostró que el 51% de las personas que tienen dudas sobre la vacunación en el Caribe Oriental estaban dispuestas a cambiar de opinión después de ver más pruebas científicas y médicas que respaldaran la vacunación.

«El diálogo, la confianza y la sensibilización son las herramientas en las que debemos apoyarnos para conseguir que más vacunas lleguen a los brazos de las personas y, en última instancia, salvar vidas», señaló  Etienne.

Además, hizo un llamamiento especial: «Como médica del Caribe que ha dedicado su vida a la salud pública, la mejor decisión que pueden tomar para su salud en este momento es vacunarse contra la COVID», aseguró.

«La pandemia no ha terminado, y puede surgir una nueva variante en cualquier momento», advirtió. «Tenemos el poder, como comunidad, de superar estas barreras y reducir el número de víctimas de este virus en nuestro pueblo», agregó.

En cuanto a la situación de la COVID-19 en la región, los nuevos casos disminuyeron un 28 % con respecto a la semana anterior, hasta los 2.2 millones.

Las muertes también se redujeron por primera vez desde el comienzo de la ola de ómicron, hasta 29,000, lo que supone un descenso del 9 %.

Los casos totales se redujeron un tercio en toda América del Norte, y aunque las muertes disminuyeron en Estados Unidos, las tasas siguen siendo de las más altas observadas durante la pandemia.

Con la excepción de Honduras, las muertes también se redujeron en un 17 % en América Central, aunque Nicaragua experimentó un aumento de las nuevas infecciones.

En América del Sur, las muertes disminuyeron un 13 %, con picos que se mantuvieron en algunas zonas, incluido Chile.

En el Caribe, las nuevas infecciones se redujeron un 44 %, pero ocho países y territorios notificaron un aumento de las muertes.

Periódico líder de República Dominicana centrado en las noticias generales y el periodismo innovador.

[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here