[ad_1]

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” Juan 5:39.

Hace un tiempo erigieron en La Romana un monumento a la Biblia. A menudo, las historias de nuestras provincias las construyeron creyentes guiados por la Biblia que hicieron de sus hogares un altar familiar. Sólo el que ama a Jesús puede guardar su Palabra. “Deberíamos leerla como no leemos ningún otro libro: de rodillas, humildemente, reverentemente, en actitud de oración…”, escribió el teólogo John Stott.

Para los israelitas era buscar la vida eterna. Por eso Jesús insistió en que debían escudriñarla. Es el testimonio de Jesucristo.



[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here