Santo Domingo.-Tras permanecer detenido por más de 13 horas en el Destacamento Policial de Villa Altagracia y con una herida en su espalda, Claudio Alberto Ramírez, uno de los dos sobrevivientes del incidente en que resultó muerto Joel Díaz y Elizabeth Muñoz, describió el momento amargo en que vivió ese día.
Pasadas las 10:00 de la noche, tras salir de una campaña, los cuatro cristianos se desplazaban por el Kilómetro 45 de la Autopista Duarte, cuando agentes policiales les ordenaron detenerse.

Ellos, acentuando a la orden y sin imaginar lo que ocurriría, detuvieron el vehículo. “Nos hicieron parada, luego que nos hicieron parada comenzaron a apuntarnos y luego comenzaron a disparar (pan, pan, pan…)”, detallaba Rodríguez a los periodistas al momento de salir del interrogatorio policial.
Ante el suceso, dice se bajó para defenderse de los tiros, mientras eran detenidos por los uniformados.

“Vi que el amigo mío que iba adelante estaba votando sangre por el cuello, luego, parece que al desmayarse como que aceleró el carro un poco; el carro se metió como en vía contraria…cuando el carro comenzó a moverse, volvieron a disparar de nuevo”, narró el joven evangélico.

Añade que en ese instante sintió que le hirieron la espalda, cuando fue rosado por una bala. “Gracias a Dios que fue un rose; yo pensé que me habían penetrado la columna”, expuso Claudio Alberto Ramírez.

El joven describió como un milagro el poder sobrevivir a ese incidente y exhortó a quienes les escuchaban a buscar de Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here