[ad_1]

Las ruedas del progreso en el sector de Villa Mella, en Santo Domingo Norte,  se han quedado varadas en el lodo de sus calles, los tapones de sus vías y la delincuencia en sus comunidades.

Salir o entrar del referido sector supone toparse con al menos una de estas dificultades, que según sus comunitarios son “problemas de toda la vida”.

Para Ubaldo Mosquea, residente en la zona desde hace más de 30 años, en esta delimitación “están todos los problemas juntos”.

El comerciante, que ya tiene 30 de sus 58 años viviendo en Villa Mella, expresó que los conductores de transporte público del lugar son “insoportables”.

“Los choferes de aquí se suben por donde sea, y si tienen que matarte, te matan, te tiran los vehículos arriba, y si tienen que pasarte por arriba te pasa. No hay conciencia”, describió.

Precisamente, Ana Moreno, otra comunitaria, reveló que a raíz de los embotellamientos vehiculares, los motoristas toman las aceras, dejando sin opción hasta a los de a pies.

“Yo duré el otro día como media hora porque no podía cerrar el negocio, porque los motores pasaban por la acera y yo no podía abajarme a poner los candados”, narró Ana, mientras organizaba la mercancía del almacén donde trabaja.

En tanto, Santa Rosario, una joven de 22 años que nació y se crió en Villa Mella, apuntó que los lugareños  tienen que caminar a pies o de lo contrario “la gente llega a las 10 de la noche”.

Para aquellos que deciden caminar, no solo tienen que tomar turnos con los motoconchistas para usar el área peatonal, sino que también deben vigilar sus pasos para no caer al suelo debido al deterioro de las aceras.

Agentes de tránsito

Los ciudadanos consultados por este medio, durante un recorrido por el populoso sector, aseguraron que en la vía principal no hay presencia permanente de agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) y que, los que ahora se ven, están presentes por los trabajos de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) en San Felipe de Villa Mella.

“Tú ves esa Amet (refiriéndose al antiguo nombre con que se identificaba a los miembros de la institución de fiscalización vial) está ahí porque están trabajando, ellos llegan a las nueve y se van como a las cuatro. Después de que el Amet se va esto se vuelve un ocho”, especificó.

A pesar de que la vía principal de acceso a la comunidad, una sola, se congestiona con frecuencia, los conductores evitan cortar el camino por el interior de las áreas por el mal estado en que se encuentran.

“Los barrios no sirven, están malos de verdad”, expuso Ubaldo, aunque especificó que “hay pedazos que están malos y hay pedazos que están buenos”.

De su lado, Gregorio, quien se encontraba comprando el almuerzo en el negocio, dijo que los choferes prefieren “coger tapón” en lugar de tomar una de las calles internas.

“Que cruce el que pueda, y el que no que se quede afuera” dijo Ubaldo, mientras que Gregorio aseguró que “si arreglaran las calles sería un buen desahogo”.

Santa coincidió en que esa sería una solución a los problemas que arrastra la comunidad desde hace años.

“Nosotros los de aquí sabemos los callejones, pero no cualquiera se mete por esos hoyos”, subrayó.

Trabajos de la Caasd

Actualmente la CAASD realiza una intervención desde finales del año 2021 para mejorar el servicio de agua potable, sin embargo, mientras realizan las instalaciones, van dejando a su paso gran parte de la vía intransitable.

“Ahora con esas zanjas, nadie se quiere entrar de ese lado, nadie quiere que su vehículo baje por ahí”, manifestó Manuel Batista, quien desde lo lejos observaba las dificultades con que los pasajeros de guaguas y minibuses sorteaban la excavación para llegar a la acera.

Huelgas

Las quejas del mal estado de las calles han llevado a decenas de moradores a manifestarse en varias ocasiones, siendo una de las últimas concentraciones la de la pasada semana en la que, según Mosquea, se llegó a un acuerdo.

“Ellos dijeron que sí, disque que iban a resolver”, expresó, aunque no le dieron fecha de inicio de los trabajos.

Delincuencia

En cuanto a la delincuencia, su población ha visto figurar el nombre del sector en varias ocasiones por asaltos, que en el peor de los casos terminan convirtiéndose en hechos manchados de sangre con pérdidas humanas cuyas consecuencias judiciales se desvanecen en el tiempo.

Ubaldo señaló, por ejemplo, que antes solía salir a las dos y tres de la mañana para dirigirse a su anterior trabajo, en el mercado, y no encontraba a nadie, pero que ahora no sale ni de la galería de su casa por el incremento de la inseguridad.

“A las seis yo llego del trabajo y me tranco en mi casa y no vuelvo a salir más”, indicó, al tiempo de explicar que ya no se sabe “quién es que te va a quitar el celular o te va a matar”.

De su lado, Santa dijo que “los atracos son fijos” y que si alguien va en un carro con el celular en la mano “sabe que lo pierde”.

No obstante, aseguró que en las últimas semanas no se “oye mucho ya”. 

SEPA MÁS

Delincuencia.


En cuanto a la delincuencia, su población ha visto figurar el sector en varias ocasiones por asaltos, que en el peor de los casos terminan en hechos manchados de sangre con pérdidas humanas, pero sin consecuencias judiciales. Ubaldo señaló que antes solía salir de madrugada a su anterior trabajo en el mercado, y no encontraba a nadie, pero ahora no sale ni de la galería de su casa por el auge de la inseguridad.



[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here