[ad_1]

Juan F. Puello Herrera

EI querido amigo Flavio Dario Espinal Jacobo hizo llegar a mis manos “Sor Petra Mariana de la Cruz Grullón Rodriguez Objío. Una historia para ser contada”, obra escrita por su madre Nuris Jacobo Polanco, donde narra, la bitácora espiritual de Maria Tomasina Grullón Rodriguez Objío, quien, al hacer sus votos perpetuos eligió el nombre que encabeza el libro, cuya madre Mariana Rodriguez y Ravelo hija de Manuel Rodriguez Objío, era a su vez prima hermana de mi abuela paterna Maria de los Remedios Rodriguez y Varona.

Trata, del itinerario de la vida espiritual de sor Petra, quien luego de quedar viuda a los 55 años, optó por la vida religiosa, encontrando fiel refugio en la Orden Carmelita, y finalmente su gran obra, llevar desde España un Monasterio de Religiosas Contemplativas Carmelitas a la Republica Dominicana.

Tienen estas vivencias unas pinceladas históricas en el ámbito religioso dominicano como universal, pero más que esto, con el gracejo de conjuntar esa historia con la propia vida que ella llevó como educadora y mujer ejemplar, dejando su impronta en la sociedad de Santiago de los Caballeros.

La narrativa, refleja una capacidad investigativa capaz de atrapar al lector de una manera adictiva, dando a lo subliminal un carácter de valor inapreciable igual que la constancia y la perseverancia, como diría Ramón de Campoamor ¡Cuan feliz es el que oye eternamente el mismo ruido de la misma fuente!

A su vez, da la clave de la eterna felicidad, en lo que es su epilogo, cubierto de la hermosura de la cayena: “Pasamos por la tierra con humildad, esmerándonos en lo que podamos hacer, sin ruido de ilusión ni fama”.



[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here